EL TORO EN MÉXICO

 

PAMPLONA Y  HEMINGWAY


Hoy el temor ya no es alternante, porque he aprendido a querer al que traigo tatuado en mi piel de seda y oro

 

hemingway-bardo

HEMINGWAY en Pamplona disfrutando de la fiesta de San Fermín

 


Por.- Bardo de la Taurina – México – 10-07-17


Un día  este escribano recibía un  invaluable regalo que le hacía Robert Richardson,  quien en lo suyo que lo es la  cinematografía es una  figura de puerta grande y pa’ muestra bastaría subrayar los tres Oscares que  la academia hollywoodense le ha otorgado entre muchas otras distinciones,  el obsequio era la primera edición de ‘Death in the afternoon’  (‘Muerte en la Tarde’) de la autoría de Ernest Hemingway editado en 1932 por Charles Scribner’s Sons, New York - London,   ese libro me motivó a meter en la canasta una adapción libre de otra obra de Hemingway ‘Los Temores’ adaptada a la Fiesta Brava.


Don Agapito Maestre filosofo preclaro, culto, sabio y sensible a las artes, en aquel momento, jerarca de la cultura de la Embajada de España en México, acogió y participó en la puesta en escena de la obra ‘Sin Temor a los Temores’, así que más que oportuno, recordar ahora que se están celebrando los San Fermines a Pamplona y a Hemingway a través de la referida obra, en la que primeramente se cita el Temor tal cual lo escribió el premio Nobel y Pulitzer y se sigue con la adaptación taurina.

*INDAUTOR 28-04-2014.


Temor I

‘Temía estar solo, hasta que aprendí a quererme a mí mismo.’

Ernest Hemingway

Solo

Hoy el temor ya no es alternante, porque he aprendido a querer al que traigo tatuado en mi piel de seda y oro, sin olvidarme de mis días en que corría la legua a golpe de calcetín, untado de mezclilla, camisilla zurcida , faja colorada, paliacate en el cogote y cachucha raída como el alma misma, por la desesperanza y el desaliento del que lucha y no ve la suya hasta que hace propia la arena bravía y torera, esa en la que si se triunfa y se asegunda,   se va por otra, y otra tarde… y da pa’ distanciarse del  ayer  del temor, y si no pa’ seguir cavando un presente sin futuro.


Temor II

‘Temía fracasar, hasta que me di cuenta que únicamente fracaso cuando lo intento’

Ernest Hemingway

Intento

El temor es la antesala del miedo, que en el toreo es cornada abierta y herida que no cierra, y gangrena el alma y el espíritu de aquellos que están castrados de valor, de enjundia, de decisión, que son los avíos de los usurpadores que se atreven a vestir de luces, los que viven en el limbo que, en sí, es el fracaso de los que no intentan ni morir en el intento, ni mucho menos vivir en el contento.

Más existe un miedo mayor a no intentar, y ese miedo es el fracaso de no darse valor pa’ asumir que más vale la honestidad, que la falsedad.

Temor III

‘Temía lo que la gente opinara de mí, hasta que me di cuenta que de todos modos opinan.’

Opiniones

Es la sociedad, los prejuicios, la incomprensión, los tiempos, los intereses, los políticos, la falsa moral, el exhibicionismo, los extremistas, los ignorantes, los enemigos de las artes, incluso quienes están poseídos por la envidia, son los que atacan a mi fiesta, la Fiesta de Toros, ¿Por qué?, ¿Por qué nací pa’ vivir como rey?, ¿Por qué los seres humanos en edad madura no pueden luchar por conservar su vida y yo sí?, ¿Por qué vengo de una estirpe donde el trapío es galanura?, ¿Por qué poseo los dones de la bravura, la casta, la nobleza?, no lo sé, solo sé que las opiniones contrarias, hieren , lastiman, perjudican pero nunca acabaran con mi raza, porque yo he nacido para morir en la plaza, en la más digna de las muertes, la de la Suerte Suprema.


Temor IV

‘Temía me rechazaran, hasta que entendí que debía tener fe en mí mismo.’

Fe

El hombre  nace  como el sol y la sombra del tendido, como el día y la noche, diferentes, pero todos por igual con  temores y  miedos que deben de ir desapareciendo al  alimón, que  el cuerpo y el espíritu crecen, de ahí que el hombre que no desarrolla las virtudes de fortalecerse y  valorarse a sí mismo jamás alcanzará los medios, que es donde torean los que están plenos de  valor y confianza, ésa de la que solo se podrá gozar si uno cree firme y convincente en  su propia fe, porque si yo mismo no creo en mí, siempre estaré  a la esperanza de  que los demás lo hagan por mí y eso es temor, cuando lo que se necesita en esta vida es temeridad.


Temor V

‘Temía al dolor hasta que aprendí que éste, es necesario para crecer.’

Crecer

Solo existe una divisa que permite crecer pleno, y sin la cual solo se estará existiendo o transitando, pues quien no ha toreado el dolor, siempre vivirá bajo la amenaza de la fragilidad, por ello no debemos temerle ni rehuirle por más que cale, solo hay que estar preparados para lidiarlo, siempre bajo el principio y la firme creencia que todo lo que duele fortalece, así que siempre alertas y listos pa’ salirle al toro del dolor, que si bien no es un turrón, sí es un trago amargo,  que hay que pasaportarlo, una y otra vez, porque el crecer es una faena que nunca debe decrecer, por ello a plantarle cara a la vida aunque nos venga adolorida, pues siempre será la maestra de la vida misma.

Temor VI

‘Temía a la verdad, hasta que descubrí la fealdad de las mentiras’

Verdad

El agua, el viento y las verdades son elementos, que, si no son claros, trasparentes y nítidos enturbian la vida de la naturaleza y de los seres que la habitan, en cualquiera de sus especies, más, sin embargo, el hombre las va capoteando con frecuencia, por la razón de que tal vez no conoce el beneficio de la cristalinidad, pero ello, a final de cuentas, es un plus en la vida de los seres humanos. Mas, ¿nos hemos puesto a pensar lo que significa vivir entre nubarrones, engaños y mentiras? eso sí que es un daño a nuestra moral, integridad, honestidad y ética ¿porque no armarnos de valor y tomar al toro por los cuernos? afrontando cualquier verdad por dolorosa que pueda ser y no seguir escondidos dentro del disfraz de la deshonestidad, que, a fin de cuentas, es la cobardía del que le teme a la verdad.


Temor VII

‘Temía a la muerte, hasta que aprendí que no es el final sino más bien el comienzo’

Vida y Muerte

Si la vida es un acto al que se llega así sin más, ¿entonces por qué temerle con tintes hasta pavorosos al fin de ella, si fue un regalo que traía un destino llamado muerte? ¿Vale la pena temerle a algo tan natural como la muerte? ¡Claro que no!, ¿entonces porque no meterle filosofía a la vida de cara a la muerte?  y pensar al libre albedrio, en cómo no cargar una loza temerosa, y si en cambio pensar en cómo ir ligero por la vida para así llegar ídem a la muerte, y aunque nada está comprobado, un gran pensador como lo fue Hemingway, pensaba que la muerte no es el final sino el comienzo ¿ de qué?, eso depende de sus creencia, yo lo que pienso es que siempre los comienzos son esperanzadores, así que fuera temores, que ya lo expresó el gran trianero Juan Belmonte ‘¿Quién dijo miedo?, si pa’ morir nacimos’


Temor VIII

‘Temía al odio, hasta que me di cuenta que no era otra cosa más que ignorancia’.

Ignorancia

Todos los instintos, todos los pecados, todas las desviaciones que emanan del odio, denotan proclividad a los retorcimientos del alma,  a todo lo insano que significa vivir o más bien morir, por los agobios vánales que desfoga  la maldad, la perversidad, esa que daña al prójimo y que termina devastando a quien la genera, pero eso, eso  es problema del enemigo, al que  como antídoto hay que detectarlo primeramente en sus alcances que si son  físicos o materiales,  nos obligaran a andar en la alerta y si solo son verbales, démosles el  trincherazo, y cual maestro torero, estemos prestos a pegar el mejor de los ‘desdenes’, que es propio de quienes saben que el odio es puya, pero el ignóralo es toledana.


Temor IX 

‘Temía al ridículo, hasta que aprendí a reírme de mi mismo.’

Reír

Que adusto y hasta patético debe resultar vivir, o más bien no vivir, por estar aprisionados en el temor que significa el tomarnos demasiado en serio, pensando que todo aquello que no está almidonado, acartonado, tieso, arrugado es ridículo, cuando lo ridículo y a lo que le debemos de temer es a no aprender que si  nos reímos de nosotros mismos, lo que pueda venir de la demás gente nos estará provocando risa, pero sobretodo, el aprender a reírnos nos permitirá vernos agraciados con la enseñanza gratuita,  que bien aprendida nos otorgará el titulo más redituable, que es; el de no preocuparnos por lo que no vale la pena, así que vámonos riendo ahora que estamos a tiempo y recordemos que más vale el instante de una carcajada, que una vida de amargura.


Temor X

‘Temía hacerme viejo, hasta que comprendí que ganaba sabiduría día a día.’

Sabiduría

A fuerza de ser sincero, eso de querer maridar la vejez con la sabiduría francamente viene siendo un camelo, que además no tiene razón de ser, pues por principio de cuentas, si así fuese la vida, sería una fábrica de ‘sabios’, y entonces en lugar de que circularan premios de jubilación deberían de circular Premios Novel, pues todos serian  ‘sabios’, esto tiene un razonamiento y  lo es meritorio en ambos casos y por separado, ahora que si aparte de ser viejo se cultivó por años la capacidad y desbordo la normalidad, entonces sí se puede calificar a un hombre viejo como sabio, mientras tanto, ojalá los viejos se preocupen por ser dignos, y los que todavía no,  por prepararse a serlo, comenzando por  no tener miedo a asumirse como tal.


Temor XI

‘Temía al pasado, hasta que comprendí que es sólo mi proyección mental y ya no puede herirme más.’ 

Pasado

Si en el pasado de todo ser humano siempre ha habido una canasta de logros y felicidad, como también un costal de errores y desdichas, y se tiene en el presente la oportunidad de elegir ir más ligero ¿Por qué temerle a los recuerdos del pasado? cuando bien se pueden dejar enterrados allá, en el pasado, en lugar de ir cargando esa pesada carga, que con los años llega a convertirse no nada más en una loza, sino en un freno al propio crecimiento, y más aún nos hemos puesto a pensar ¿si nosotros mismos somos responsables de ese pasado, o lo fue el destino o las circunstancias? lo cierto es que como haya sido es pasado, pero también es olvido que llama, o que cuando menos requiere de pasarle la podadora a lo que hay que podar.


Temor XII 

‘Temía a la oscuridad, hasta que vi la belleza de la luz de una estrella.’

Luz

Las tinieblas, el inframundo, la oscuridad existen porque existen seres que nacieron para sucumbir poco a poco en la oscuridad, y esos especímenes son aquellos que aunque temerosos y seguramente incomodos, no se atreven a levantar la cabeza y mirar hacia arriba,  que es donde el cielo se pinta de colores y se adorna de luminosidad hasta alcanzar la refulgencia, que solo las estrellas brindan en caudalosa lluvia; que no tiene más límites para acceder a ella que la convicción de que la luz, siempre estará al final de los senderos oscuros, por ello lo importante es siempre mirar adelante, cual Puerta de Cuadrillas, donde después de la oscuridad espera la luz luminosa de la pandereta torera.


Temor XIII

‘Temía al cambio, hasta que vi que aún la mariposa más hermosa necesitaba pasar por una metamorfosis antes de volar.’

 

Volar
Pasan los días con sus noches a cuestas y el hombre sigue deambulando, sigue atemorizado entre la duda de seguir vegetando o navegando a media agua,  sin atreverse a tomar impulso rumbo a los vientos del cambio, ese que  todos necesitamos alguna vez, pues la vida por su propia naturaleza es mutante y con ella todo varia, más lo importante es; nunca jamás tenerle miedo a ello, y menos dejar de provocar el cambio, pues en él va implícita incluso la sobrevivencia, no nada más en el aspecto físico, que no se detiene sino en lo moral, en lo espiritual, que a final de cuentas es lo que permite a los seres abrir las alas y volar, volar, volar.

 

Reflexión Final

 

‘Hagamos que nuestras vidas cada día tengan más vida y si nos sentimos desfallecer, no olvidemos que al final siempre hay algo más. 
Hay que vivir ligero porque el tiempo de morir está fijado.’

 

Ernest Hemingway 

Lección

Por siempre, serán los genios de los que hay que aprender la maestría de la vida, esos personajes que rompen moldes y marcan diferencia, como lo fue y lo es Ernest Hemingway, un hombre que, a través de sus letras, que en sí son latidos de su corazón, le aprendí que todos los días se vive, pero siempre será mejor vivir, sin temores.

banner1

banner3
banner4