MADRID

 


LA LEYENDA DE ENRIQUE PONCE

Se agranda cada tarde que se viste de luces


Premio nacional Cossío al triunfador de la temporada taurina 2017, otorgado por La Real Federación Taurina de España * Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes * Primer torero de la historia que entra en la Real Academia de Ciencias, Bellas Artes y Nobles Letras de Córdoba


Indulto a “Jaráiz” en La Malagueta y a “Juguetón” en Ciudad Real * Un rabo en Murcia * Puerta Grande en Madrid, Bilbao, Almería, Linares, Valladolid, Salamanca,Nimes * Faenas profundas, hondas, llenas de torería, excelencia y sabiduría en Pamplona, Santander, San Sebastián, Logroño y Zaragoza

 

ponce-leyenda3

Enrique Ponce 

 

 


Javier Adrados * - Madrid – 02-01-18


“Los toros están en el ADN de España” * “El toreo es el arte entre las artes”


Enrique Ponce con sus 28 años de alternativa y 45 años de edad, ha sido uno de los grandes, sino el más grande protagonista de la temporada española 2017, por hitos, que ya forman parte de la historia y tan significativos como el logro de su cuarta Puerta Grande en Madrid; el histórico indulto de “Jaráiz”, ejemplar de la ganadería de Juan Pedro Domecq, en La Malagueta y el de “Juguetón” de la ganadería de Daniel Ruíz en Ciudad Real; y otros contundentes triunfos en Bilbao, Almería, Murcia  Salamanca, Valladolid, Nimes y Linares; sin poder dejar de reseñar las faenas profundas, hondas, llenas de torería, excelencia y sabiduría en Pamplona, Santander, San Sebastián, Logroño y Zaragoza.-


Todo ello y su estimable y relevante regularidad a lo largo de las 41 tardes en las que ha hecho el paseíllo durante la temporada en los alberos de la Europa taurina, le han convertido en uno de los más notables actores, resultando ser el insigne animador de las grandes y pequeñas ferias e imprescindible en los carteles de abonos que se precien en el orbe taurino.-


A los taurinos que disfrutan del arte, de la belleza en todas sus expresiones, que amen el toreo profundo, hondo, de sentimiento, de plasticidad y de estética lo han encontrado en la interpretación de Enrique Ponce. Precisamente es lo que necesitan los públicos juveniles que van a heredar la fiesta y con ello que vuelvan a interesarse en ella.-


Una tanda de naturales en cámara lenta de Enrique Ponce es la belleza personificada y la mayor expresión artística. Con Ponce la corrida y su sincretismo tienen un encanto enorme, extraordinario.-


La determinación que con “Jaráiz” tuvo Ponce en La Malagueta acompañado de la música, o la música engalanada por el toreo hondo, inspirado, con sabiduría y excelencia, fueron de indescriptible belleza, incluso cuando el maestro valenciano ejecutó la poncina con el capote.-


La Misericordia de Zaragoza terminó entregada a la maestría y sabiduría de Ponce. Desde su despacioso saludo capotero hilvanó una faena de ensueño, de elegancia, de sabiduría, llena de sentimiento, conocimiento y arte, jaleados por los tendidos embebidos en la desbordante clase y calidad de lo que en el ruedo sucedía.- Ponce hizo gala de toda una exhibición de su ya dilatada tauromaquia, implementada en una muy elaborada puesta en escena, actitud que domina tanto o más que el propio toreo.-


Al término de su última presentación de la temporada expresó: “Ha sido un año feliz rematado con una faena como esta… no puedo pedir más”. Y añadió: “Quiero dedicar mi temporada a un torero que dio su vida: Víctor Barrio. Él dejó de manifiesto lo que es el toreo, su dureza y entregó su vida por una pasión. Debería caerles la cara de vergüenza a esos antitaurinos que escupen como lo hacen. No son humanos, son bestias”.-


ENRIQUE PONCE: TORERO DE ÉPOCA


A los doce años de edad se instaló en Jaén junto a Juan Ruiz Palomares quien, al día de hoy, sigue siendo su apoderado.


El diestro de Chiva definitivamente se ha consagrado como uno de los toreros más significativos de la historia de la tauromaquia.-


Su prodigiosa y admirable técnica, su singular e inherente facilidad en la cara del toro, su talento e intuición para entender y desarrollar la lidia, su dominio de los terrenos y las distancias y su admirable, asombrosa e incombustible afición le han conllevado a convertirse en uno de los toreros más importantes de los últimos años.-


Cabe destacar el hecho de que ha batido el récord que ostentaba José Gómez Gallito, al encabezar el escalafón con más de 100 corridas toreadas por temporada durante una década -1992-2001- -120 en 1995.-


Ha paseado su poderío por todas las plazas de España, Francia, Portugal, Méjico, Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú. Es el diestro que más toros ha lidiado de todos los tiempos. Se acerca a las 2.300 corridas y más de 5.000 astados en sus 28 años de alternativa. Ostenta el honor de más toros indultados en la historia de la tauromaquia -45- y más alternativas otorgadas -64-. Ha lidiado todos los encastes -entre ellos 50 vitorinos- y se ha medido con todos los grandes del firmamento taurino -incluidos José Miguel Arroyo “Joselito” y José Tomás-


Enrique Ponce es el primer torero en activo que consiguió la Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes en 2007, así como el primer torero de la historia que entra en la Real Academia de Ciencias, Bellas Artes y Nobles Letras de Córdoba.-


“Toda mi vida he querido ser torero, siempre fui torero, nací torero. Ser torero es una forma de vivir, de sentir, de ser, de respeto a los toreros y a quien todo te ha dado y todo te puede quitar que es el toro. El toreo es grandioso, mágico, tanto que es el único espectáculo artístico en el que no hay nada preparado, lo que ocurre en ese momento es todo de verdad, se desarrolla con una gran incertidumbre y en soledad en donde se funden arte y tragedia, toro y torero permaneciendo para siempre como acto único e irrepetible en la memoria de nuestras retinas y en la emoción de nuestros corazones”.-


Andrés Amorós: “Las cifras de Enrique Ponce no tienen comparación con las de ningún otro matador a lo largo de la historia de la tauromaquia. Ningún torero ha toreado tantas corridas, ha indultado tantos toros y ha abierto las puertas grandes de todas las plazas del mundo alternando con todos los compañeros, lidiando todos los encastes. Enrique Ponce ha sabido conjugar la facilidad para ver los toros con una estética que se ha acentuado a lo largo de los años”.-


Mario Vargas Llosa, expresa de Ponce: “Su trayectoria es un compendio de talento natural, esfuerzo, disciplina y autoexigencia desde que era un niño. Quién se iba a imaginar que aquel niño iba a ser quien es actualmente: un maestro del toreo que lleva a sus espaldas una carrera de gloria y triunfos como ninguna”.-


Albert Boadell: “Enrique Ponce se olvida conscientemente de su “yo” para encarar la lidia hacia el descubrimiento de las mejores dotes del animal, situándose en un plano de enorme generosidad y reverencia con el toro. Sus faenas son actos de amor hacia él y la consecuencia es un ensamblaje perfecto”.-


Fernando Sánchez Dragó: “Tardará mucho tiempo en nacer un torero tan cabal, tan Rabal, tan Juncal, tan Dominguín, tan Bienvenido, tan espléndido, como tú”, refiriéndose a Ponce.-


El magistrado y escritor Mariano Tomás Benítez analiza su figura: “Enrique Ponce es una historia contundente. Ha tenido el proyecto constante del equilibrio. Equilibrio entre cabeza y corazón. Equilibrio entre forma y profundidad. Y equilibrio entre verticalidad y curva. Situado en el nivel escalafonal más alto, su nombre es eje definitivo de la fiesta actual. El tiempo ha destacado su auténtica valía, al des­cubrirnos un corazón capaz de competir con tan privilegiado cerebro. La naturalidad presenta como fácil un toreo hermoso y lleno de pulcritud. Y el dominio sobre el toro le convierte en el «gallito» de la última tauromaquia, encarnando la más grande figura de la dimensión valenciana del toreo”.-


*Director de El Albero RTV, de elalberotoro.com y elalberortv.es ** Publicado en la revista Astauros – diciembre-17

banner1

banner3
banner4